¿Qué es Mindfulness?

21.10.2017

Numerosos estudios psicológicos han demostrado que las personas que meditan de manera habitual son más felices y están más satisfechas que la media.

Estos resultados no solo son importantes en sí mismos, sino que además tienen una enorme importancia médica ya que generar y sentir emociones positivas está ligado a una vida más sana.

Mindfulness consiste en ser plenamente conscientes de lo que ocurre en el momento presente, en cada instante, y puede aplicarse a cualquier situación. Es el cultivo de la conciencia de la mente y del cuerpo para aprender a vivir aquí y ahora, algo de lo que cualquier persona puede beneficiarse.

Aunque se trate de una práctica arraigada en las antiguas disciplinas meditativas budistas, la presencia atenta (mindfulness) es un concepto muy presente en muchas tradiciones espirituales, desde el budismo hasta el cristianismo, el hinduismo, el islam, el judaísmo y el taoísmo. 

Su esencia es, pues, universal; y al transcender sus orígenes espirituales, se ha adentrado en la corriente de la cultura occidental influyendo en una amplia variedad de contextos: la medicina, la neurociencia, la psicología, la educación y, por qué no, en el mundo de la empresa. 

Sin embargo, ¿cómo entender qué es Mindfulness?

Se puede entender como una actitud: observar, contemplar y examinar. El papel que aquí asumimos es el del observador sin juicio, sin critica, curioso y compasivo.

Es posible aplicar este enfoque a la información sensorial (pensamientos, emociones, sensaciones) y al mundo que nos rodea de una forma desapasionada, siendo esta observación desapasionada la que nos proporciona una mayor comprensión de las pautas habituales del pensamiento y que deriva en un mayor alivio de nuestro estrés y sufrimiento.

Otra opción es entenderlo como una práctica: una manera de ser, una actitud ante la vida que requiere de un auténtico compromiso por parte de quien espera obtener algún beneficio de él.

¿Por qué el término Mindfulness?   

La presencia atenta en sánscrito se conoce como smrti, termino derivado de la raíz smr, que significa 'recordar', y en pali, el lenguaje de las primeras escrituras budistas, se conoce como sati, o atención plena, siendo traducido al inglés como mindfulness.

El término ha sido traducido al español como atención plena, conciencia plena, atención consciente.

¿Por qué su desarrollo ahora en Occidente?

La conciencia es intrínsecamente poderosa y la atención, que es la conciencia centrada, es todavía más poderosa. Solo cuando somos conscientes de lo que está ocurriendo en nosotros y a nuestro alrededor podemos empezar a desenredarnos de las preocupaciones mentales y de las emociones difíciles.

Al redireccionar la atención, en lugar de intentar controlar o suprimir las emociones intensas, podemos regular como nos sentimos, reduciendo el sufrimiento y preparando el terreno para una transformación personal positiva.

Se trata de un proceso psicológico. Desarrollar la capacidad de conciencia sostenida momento a momento, especialmente en medio de la agitación emocional, es una habilidad especial, una habilidad que todos tenemos, pero que debemos de reaprender.

El desarrollo de la vida en Occidente nos ha llevado a alejarnos de nosotros mismos en una espiral de procesos mentales y emociones negativas que han marcado un estilo de vida cuyos efectos perniciosos en nuestra salud y nuestras relaciones interpersonales se hacen cada vez más evidentes.

Buscando soluciones desde el campo de la psicología surgieron estrategias de afrontamiento y tratamiento basadas en el mindfulness y la compasión.

Jon Kabat-Zinn (2003), pionero en la aplicación terapéutica del mindfulness, lo define como:

La conciencia que surge de prestar atención intencionalmente en el momento y sin juzgar, las experiencias que se despliegan en cada momento

Bishop et ál. (2004) lo definen de la siguiente manera: 

Es una autorregulación de la atención, mantenida en la experiencia inmediata, que permite así un mayor reconocimiento de los acontecimientos mentales en el momento presente" y "adopta una orientación particular hacia la propia experiencia, caracterizada por la curiosidad, la apertura y la aceptación".

¿Cómo nos ayuda el Mindfulness?

  • Nos enseña a establecer un contacto con nuestra vida.
  • A reconocer nuestras pautas de pensamiento habitual y conductas profundamente arraigadas.
  • A reconocer la estrecha relación existente entre los pensamientos, las emociones y los procesos del cuerpo físico.
  • A reconocer las trampas mentales que influyen en el estrés y la respuesta al mismo.
  • A descubrir los efectos positivos de su práctica sobre la resilencia, la autoregulación y el bienestar.
  • A cómo enfrentarnos al dolor físico.
  • A tomar conciencia de nuestras emociones.
  • A gestionar eficazmente nuestro tiempo.
  • A descubrir el arte de escuchar.
  • A experimentar niveles más profundos de bondad, amor y compasión hacia uno mismo y hacia los demás.